Este periódico es producto del enojo y la indignación. Los recientes acontecimientos en el e en el país demuestran que el sistema político nacional se corrompió desde sus cimientos, todas sus leyes y sus instituciones, una por una, representa un sistema decadente, amafiado y autoritario de gobierno, que no hace sino oprimir los derechos del pueblo trabajador. Es por ello que no hay más solución que denunciarlo y transformarlo.

Esta es la obligación y el remedio que hemos encontrado ante tanta injusticia y violencia, y esta es la finalidad de EL CHICOTE, convertirse en la voz viva que denuncie las arbitrariedades de los malos gobiernos; convertirse en la palabra de la verdad, sin censura y con total independencia de los empresarios y gobierno; convertirse en el azote de los tiranos y déspotas.

¡Ocupemos las calles y ocupemos las redes!

Anuncios